Otros tiempos, otra realidad

por el 03/10/18 at 11:39 am

Fausto Rey, el extraordinario cantante dominicano que llenó una época en el país, se ha quejado de que la radio dominicana no coloca baladas en su programación.

La misma queja se podría decir de la televisión en la cual los programas enlatados extranjeros, principalmente telenovelas, copan la preferencia del televidente.

La verdad es que estos fenómenos no son culpa de la radio ni de la televisión. Son simplemente, un reflejo de que los tiempos han cambiado y que los gustos de los consumidores de música y de programas de televisión también se han visto afectados.

El negocio de la música en particular, ha sufrido cambios extraordinarios. Las casas disqueras prácticamente han desaparecido y con ellas los contratos de grabación y las facilidades para artistas nuevos. Es verdad que la tecnología de la internet ha abierto nuevos caminos, pero el costo de entrada se ha disparado lejos del alcance de los artistas.

En la televisión ocurre un fenómeno parecido. Producir un programa de calidad para un público local, que en nuestro caso, por definición, es pequeño, tiene un costo muy alto y ya no existen los grandes patrocinadores que se han esfumado entre las fusiones bancarias, la concentración en otros campos y las limitaciones para promocionarse que tienen los vicios que en otra época eran los grandes anunciantes.

Una telenovela, por el contrario, aunque su costo es alto, puede dividir esos costos con la distribución en varios países y con traducción a otros idiomas incluso.

Los tiempos han cambiado y los patrocinios también. La juventud prefiere otros ritmos y ella manda. Eso es todo.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario