Soñando como Guacanagarix…

por el 05/08/18 at 7:19 pm

El señor Antonio Manuel Torres, presidente de la Asociación de Aspirantes a viajar a un país que hable inglés y tenga un presidente rubio (Asvipahainpreru), le dirigió una correspondencia al embajador dominicano en Washington, a los fines de que éste le consiguiera una cita con el presidente de los Estados Unidos, con el presidente de la Cámara de Representantes, con el presidente de la Corte Suprema de Justicia y otros dignos representativos de ese país, a los fines de tratarles los siguientes temas: “desarrollo económico, derechos humanos, seguridad regional y conocer los esfuerzos para resolver asuntos de nacionalidad y naturalización, entre otros temas de interés”.

La solicitud del señor Torres la hacía en nombre de los regidores Bonifacio Descalzo, del ayuntamiento del municipio de Sal si Puedes, y de la representante de la Isla Beata, Altagracita (La negra que se mueve) Bobonagua, quienes irán acompañados del Encargado de Negocios de la embajada y de otras personas.

El señor Trump inmediatamente aceptó la solicitud y conversó durante una hora con los representantes dominicanos, quienes al salir de la Oficina Oval ofrecieron una rueda de prensa en la Casa Blanca a toda la prensa que cubre la fuente.

Inmediatamente, se trasladaron al Congreso donde fueron recibidos por el presidente de la Cámara de representantes y luego pasaron a la Corte Suprema de Justicia, en cuyo lugar fueron recibidos por el Juez Presidente y varios de los integrantes del alto tribunal.

Y ahí desperté y caí en la cuenta que esas cosas solo pasan en este país donde todavía reina Guacanagarix.

Por eso es que no nos respetan.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario