Mi vergüenza

por el 27/05/18 at 11:20 am

No me da vergüenza mostrar nuestra miseria ancestral, como tampoco me avergüenza que gobiernos amigos acudan en nuestro auxilio para ayudarnos a resolver muchos de nuestros problemas.

Lo que me avergüenza es que las autoridades tengan tan poca dignidad como para aceptar que sea la ayuda internacional la que ponga el dinero para instalar dos tinacos y una llave para dotar de agua a una comunidad pobre de nuestro país y que los funcionarios acompañen a la Reina de España a visitar ese “logro” que fuimos incapaces de resolver a pesar de su reducido costo y de que tenemos en ese lugar diputados, alcaldes y decenas de botellas políticas que nos cuestan más que la solución adoptada para un problema comunitario.

Me avergüenza también que se presente como un logro una finca de guineo orgánico con once empleados de los cuales siete son haitianos, en violación a las leyes laborales dominicanas.

¿No hay dominicanos en el campo dominicano que puedan hacer el trabajo? ¿O es que las condiciones que impone el trabajo en el campo obligan a menores jornales que los criollos no están dispuestos a ejecutar? ¿Es eso un logro a mostrar?

Creo que, sin quererlo, la Cooperación Española nos ha dado una bofetada en el mismo cachete del funcionariado dominicano y en su incapacidad para administrar nuestros recursos y para aplicar la ley, es decir, para institucionalizar al país.

Estaríamos muy agradecidos si nuestros funcionarios tuvieran la dignidad de aprender la lección y cambiar su forma de hacer política y administrar el Estado.

Solo esa esperanza, evita el sonrojo de mi vergüenza.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario