¿Para qué son los partidos?

por el 26/05/18 at 2:02 pm

A nuestros políticos hay que reconocerles que tienen una enorme capacidad para envolver a toda la sociedad en sus pequeñas querellas, por más insustanciales que sean.

Son expertos en manipular la ingenuidad de la gente y la enorme falta de conocimiento de las grandes masas.

Se caracterizan por la creación de “falsos conflictos” que exportan a la sociedad y los medios amplifican siempre en busca de una nueva historia que contar.

El caso de la Ley de Partidos es un buen punto para explicar esta situación.

Los partidos han logrado que todos nos enfoquemos en el problema de selección de candidaturas, pero que nos olvidemos de todas las demás características que debe tener una agrupación política como ente de derecho público.

La gran misión de los partidos es la agregación y articulación de intereses en la sociedad y por medio de ellos ayudar a la construcción de políticas públicas.

Para eso no es necesario embarcar al país en una discusión sin final sobre el método de selección de sus candidatos que pueden o no resultar electos, pero que ello no priva a los partidos a continuar ejerciendo sus deberes fundamentales.

En nuestro país nos quieren decir que el único papel del partido es presentar candidatos a la elección popular, pero ese es solo uno de sus propósitos. Si ese fuera el requisito sine qua non, entonces los partidos que no eligieron a nadie no tienen razón de ser y sin embargo, sí la tienen porque sus funciones primordiales son otras.

Concentremos la discusión de la Ley de Partidos en lo fundamental, no en lo coyuntural y accesorio.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario