Hipólito, jugando por el libro

por el 10/05/18 at 9:01 am

Hipólito Mejía quiso presentar como una posición histórica lo que en realidad era una lectura correcta de la correlación de fuerzas en el Partido Revolucionario Moderno, como se comprobó en la asamblea de anteayer para escuchar a los diputados.

El expresidente conoce bien los entresijos de su partido y sabe que los organismos de gobierno los controlan sus contrarios. Por tanto, la posición correcta era abogar por primarias abiertas, nunca por la vía cerrada donde no tiene oportunidad de salir airoso. Es más, el hecho de que se le concediera colocar a su hija como secretaria general fue una maniobra táctica bien ejecutada por el grupo de Luis Abinader para mantener en el redil al fogoso político gurabero.

Que Hipólito coincidiera con la posición de Danilo Medina pudiera ser anecdótico pero no lo es. Ambos están en una situación parecida. Independientemente de que Danilo decida correr en el 2020 o patrocinar a algún pupilo, a lo interno la tendría muy dura con el rival que es Leonel Fernández.

Por tanto, la coincidencia de estrategias no es hija del azar sino de las circunstancias y el expresidente apeló al ágora de la opinión pública sabiendo que en el aposento no podía ganar.

Hipólito ha estado jugando mejor la partida aunque haya tenido sus reveses. Logró colocar a Carolina en una posición decorosa; logró probar su capacidad de maniobra al hacer fracasar la sesión de la Cámara de Diputados y su opinión todavía tiene un gran peso en sectores importantes de la nación. En consecuencia, a Hipólito hay que tenerlo de amigo porque puede ser un muy mal enemigo.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario