Institucionalidad y migración  

por el 05/04/18 at 8:15 am

El problema más grave que tiene la República Dominicana no es la llamada invasión haitiana sino la carencia de institucionalidad que ha permitido la invasión haitiana en las actuales condiciones.

Si el país tuviese institucionalidad, es decir, si se cumpliera la ley, la frontera no sería un territorio libre para la corrupción que se expresa en el trasiego ilegal de indocumentados, en el contrabando de todo tipo de productos, incluido carbón desde nuestro país, y los inmigrantes que aceptásemos tendrían que someterse a nuestras leyes y costumbres.

Pero es más fácil acusar al extraño que construir “virtud doméstica”. Es más fácil seguir con el desorden interno y rasgarnos las vestiduras, que aplicar las leyes a todos.

Entiéndase bien: no quiero decir que la desbordada inmigración haitiana no es un problema. Lo es y grave, pero no es culpa de ellos que miremos hacia otro lado cuando se trata de aplicar la ley a todo el mundo.

El que no está bien en su país trata de emigrar. Eso no hay que explicárselo a los millones de dominicanos que han emigrado por las condiciones económicas del país. ¿Por qué para nosotros es válido el emigrar y para otros no?

Nosotros no podemos resolver el problema económico y social de Haití. Lo único que podemos hacer es organizar nuestra sociedad para evitar el daño que nos hace esa inmigración desproporcionada a nuestra capacidad para acogerla.

El primer deber del Gobierno es hacer cumplir la ley a todo el que esté en territorio dominicano sin excepciones. No se puede permitir ni el desorden nuestro ni la desafiante audacia ilegal de los que llegan.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario