Espaillat y Duarte: un ejemplo no imitado  

por el 14/02/18 at 9:19 am

El 9 de febrero ha sido declarado “Día de la Ética Pública” en conmemoración del nacimiento de Ulises Francisco Espaillat, uno de los hombres públicos más honestos que ha tenido el país.

Espaillat se inició en la vida pública muy joven y fue constituyente en dos asambleas liberales: la de 1854 y la de 1858. Fue vicepresidente del gobierno restaurador y en 1876, presidente de la República en un gobierno que apenas duró siete meses.

Se le considera uno de los principales pensadores liberales del país de su época. Admiraba las instituciones republicanas de los Estados Unidos y promovía la inmigración de agricultores y artesanos al país que nos enseñaran a cultivar la tierra con métodos modernos y a desarrollar la pequeña industria.

Al iniciar su administración en 1876, afirmó que iba a “gobernar con maestros”, a los que consideraba el instrumento principal de la escuela.

Su vida constituyó un monumento a las buenas maneras y a la honestidad. Es sin duda, después de Duarte, uno de los hombres públicos dominicanos más dignos de admiración.

Ahora bien, ¿por qué esos hombres, Duarte, Espaillat, reciben homenajes pero no son imitados por la generalidad de la población? ¿Por qué la conducta honesta no es premiada en el país?

Uno está tentado a decir que se debe a que nuestros líderes han desdeñado su ejemplo y que aquellos que han permanecido más tiempo en el poder, lo han conseguido gracias a la corrupción y a la creación de un sistema de impunidades.

No me satisface completamente esa afirmación. Seguiré con el tema.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario