Mis deseos para el 2018

por el 03/01/18 at 10:19 am

Una forma apropiada de iniciar una nueva jornada es establecer propósitos y nuevas metas, en este caso, para el nuevo año.

Como sociedad tenemos que fijarnos la meta de reducir los feminicidios a su mínima expresión. No soy ingenuo y no voy a esperar que la cultura machista que los “justifica” cambie de un día para otro, pero tenemos que establecer mecanismos de control que ayuden a identificar potenciales situaciones que conduzcan a la tragedia en lo que vamos cambiando la cultura.

Lo mismo aplica para la corrupción. El país no puede seguir siendo coto de caza de aventureros extranjeros y políticos criollos que no ven más allá del horizonte de su bolsillo. Y en esto el Gobierno no tiene excusa. No hay supuesta independencia de poderes que valga. El país demanda acciones contundentes e inmediatas contra todo el que facilita el narcotráfico, la depredación de nuestros recursos naturales y todo tipo de corrupción administrativa.

Por supuesto, nada es más importante que la institucionalidad, es decir que a todos se nos aplique la ley por igual. Eso vale para los impuestos, el tránsito, los monopolios y la ética. Al que no le guste la ley que se mude para otro lado. La ley es tan importante que Dios otorgó Su ley antes que el maná al pueblo de Israel.

Finalmente, para no quedarnos solo en lo negativo, tenemos que comenzar a elevar nuestra autoestima reconociendo las cosas que hacemos bien. No hay que criticar la obra buena que se ha levantado en un pueblo porque falta en otro. Aplaudamos la buena y luchemos por la otra y del fruto de ese esfuerzo construyamos el país en que queremos vivir. Feliz 2018 para todos.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario