El tema haitiano

por el 14/07/17 at 2:06 pm

Da la impresión de que hay mucha gente interesada en mantener el tema haitiano en la palestra para meterle miedo a los dominicanos.

Quien piensa así, en el fondo lo que está diciendo es que somos un pueblo más débil que nuestros vecinos; que nuestra cultura es inferior y que nuestro patriotismo carece de la fuerza vital para defender hasta la muerte nuestros atributos soberanos.

En su campaña, esas personas explotan los miedos naturales que genera la pobreza, particularmente el miedo a perder el empleo por la mano de obra externa, ignorando que los empleos que realizan los haitianos hace tiempo que los dominicanos los cambiaron por el motoconcho y los negocios informales.

Lo que es imperdonable es que hayamos caído en la trampa de no aplicarle la ley a los inmigrantes, de no obligarlos a observar una conducta ordenada y de imponerles las reglas básicas de comportamiento ciudadano, en una palabra, integrarlos a valores de civilización y de respeto hacia lo nuestro que es también universal.

Estemos claros: no es culpa de los haitianos que nuestros soldados en la frontera sean corruptos; que los empleadores nacionales prefieran la mano de obra haitiana por las razones que sean y que nuestros agentes del orden no se atrevan a imponer la ley ante tanto pedigüeño y revoltoso en las calles.

Ante esas actitudes, no es raro que ya comiencen a manifestarse actos de delincuencia por parte de la población haitiana entre nosotros.

Además, si sabíamos que Donald Trump les iba a cerrar la puerta, ¿era tan difícil pensar para dónde iban a coger? Veamos nuestras culpas antes de acusar.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario