La reputación es vital para las instituciones

por el 05/05/17 at 9:07 am

Según el diccionario, la reputación es la “opinión que se tiene sobre alguien o algo, generalmente por sus aptitudes o sus cualidades morales”.

La reputación puede referirse a variados aspectos de la personalidad, ya sea a la honestidad o la valentía de una persona, a la calidad del servicio de una institución o de un producto o marca. También puede ser negativa, lo cual afecta sensiblemente el aprecio que se le tiene a esa persona o institución.

A veces, la buena o mala reputación es característica de un grupo o sector social. Así se habla de la mala reputación de los políticos, o de la sólida imagen de los hombres y mujeres de una comarca.

Una buena reputación es uno de los elementos más preciados de una persona o una institución y, por tanto, las personas y las instituciones se cuidan mucho de mantenerla. Actualmente, incluso, existen firmas dedicadas exclusivamente a cuidar la reputación de marcas, instituciones y personas.

Por eso resulta tan extraño el comportamiento de los responsables de algunos organismos de hacer muy poco por la reputación de las entidades que representan. Una de las misiones esenciales del dirigente de una empresa o institución pública o privada, es la de esforzarse por acrecentar la reputación de su ente. Quien no haga esto, no merece el respeto de sus subalternos, pues los pone en peligro de perder los logros obtenidos.

Aquí, desde la Policía Nacional, los legisladores, la Justicia y los maestros, muchas instituciones necesitan trabajar rápida y profundamente sus reputaciones y alinear a sus miembros sobre la importancia de este objetivo.

Quien no lo haga, no merece dirigir su organización.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario