¿Hemos notado que todo ha cambiado?

por el 15/03/17 at 12:08 am

Todos parecemos estar conscientes de que las cosas han cambiado, pero seguimos tratando de resolver los nuevos problemas utilizando las instituciones y los canales viejos, sin analizar que muy posiblemente los mismos forman parte del problema y no de la solución.

Moisés Naim, en un lúcido ensayo titulado “El fin del poder”, concluye que “en el siglo 21, el poder es fácil de obtener, más difícil de usar y más fácil de perder”, y esto es así por la aparición de numerosas fuerzas sociales que apoyadas en la tecnología y en las nuevas oportunidades y derechos, son capaces de remover los cimientos de la vieja sociedad.

Por supuesto, una sociedad como la descrita por Naím es muy inestable y muchos de los grupos que interactúan en la sociedad no buscan construir un nuevo orden sino destruir el viejo sin ofrecer una alternativa.

Pero lo que me interesa es llamar la atención de que seguimos hablando de que los partidos políticos son fundamentales para el nuevo orden, cuando en realidad pueden ser una retranca al cambio con su monopolio de las candidaturas, con su financiamiento sin control y con sus camarillas enquistadas dispuestas a hacer todo tipo de negocios con tal de mantenerse en el poder.

Así como vemos que una guerrilla obliga a negociar a las fuerzas regulares, que un emprendedor logra vender por internet más que una gran corporación y que un grupo con un slogan logra doblarle el pulso a un gobierno, como ocurrió con el 4 por ciento, así tenemos que cambiar las instituciones políticas para adecuarlas a los nuevos tiempos.

No se trata de cambiar una elite partidaria por un grupo de sublevados, sino de comprender que ya no existe el monopolio del poder como lo conocemos y todos debemos adaptarnos, incluyendo la ley.

atejada@diariolibre.com

Deja un comentario